lunes, 23 de marzo de 2009

Mónica Russomanno: Mi Ciudad



Mi ciudad es la ciudad de las calles con remiendos, la ciudad de los colectivos, de las aceras de pasto y las baldosas que no casan.
Mi ciudad es la ciudad de municipalidad grandilocuente, donde las escalinatas y las columnas sostienen aún el fantasma de mi figura infantil dando vueltas en patines. Es la ciudad de las torcazas, los gorriones, de los negruchos anidando ensordecedores en la plaza frente al teatro.
Es la ciudad donde un hombre saltó para alcanzarme unos nísperos manchados, donde en el sur oscuro mora un parque de veredas generosas que recorrí en bicicleta con rueditas; es la ciudad donde en el norte amplio y plano está la casa a la que hace mucho que no voy, pero está la casa por si quiero ir de mi amiga.
Es la ciudad de terrazas donde lloré, donde comí pizza con amigas y una perra rubia y una gata negra; es la ciudad donde yo misma tengo mi propia terraza de soles, lunas, iglesia y sinagoga.
Es la ciudad de mis amigos pocos de mis amigos queridos.
Esta ciudad mi ciudad es la ciudad de los carteles amenazantes, de los cables enmarañados, de olor a malta cuando el viento del este difunde la labor de la cervecería.
Es la ciudad de gringos y aborígenes, de gentes de alma clara y de pérfidos traidores. Es el lugar que no elegí, que me fue dado por casualidad, es decir por destino.
Es la ciudad acunada por el agua, amenazada, asombrada por esos ríos de tierra y camalotes que duplican el cielo y tienen la prepotencia de los dioses primitivos.
Esta es la ciudad de las casas italianas, de los adefesios eclécticos, de los chalets de nuevos ricos que esperan inútilmente la caída de una nieve imposible.
Es la ciudad de mis días y de mis noches con pesadillas. La ciudad donde me pierdo la vida y me gano la vida trabajando. Donde escribo lo que veo y lo que creo sentir.
Es la ciudad que no me fue dado elegir. Es la ciudad que, si tengo esa fortuna, no deberé extrañar el día en que me ponga vieja. Y no diré “llevame a casa” porque estaré en ella.


Mónica Russomanno
russomannomonica@hotmail.com