lunes, 23 de marzo de 2009

Miguel Angel de Boer: Rimemberes

Miguel Angel de Boer

TIEMPO

Si te preguntan

cuanto te tuvieron
cuanto te torturaron
cuanto hace que te pasó

Es porque ignoran

que alli
donde se vive la muerte

los días
las horas
los minutos
los segundos
son fugaces y eternos


ACLARACIÓN

Lo que ustedes tienen que entender
es que:
como se portan mal
les tenemos que hacer chas chas en la cola


Y…ahora hablá pibe…o te reviento…hijo de puta…!!!



HIGIENICOS

I

Uno de ellos
agotado
dejó de pegarme
y se puso a lavar la vajilla
( la puta que los parió aquí nunca limpia nadie)

Luego
acomodó las cosas
se secó las manos mirándome
con la mirada mirona

y continuó apaleándome
me / ti / cu / lo / sa / men / te


II

Me voy a dar una ducha dijo

mientras se secaba la frente
(tras haberlos torturado salvajemente)

porque si hay algo que no soporto es este olor a judío de mierda que se me impregnó en la piel

Regresó al rato
mas fresco
y de muy buen humor


dios

En el preciso instante
de infligir
el máximo dolor

un orgasmo


RESISTENCIA

Estaban convencidos de que resistía
porque me consideraban
ideológica/política/moral/física
y mentalmente
fuerte

En tanto yo evocaba
con mi cuerpo desolado
el ruido del mar
acariciando la arena y el pedregullo de mis playas

y una frescura luminosa penetró en mi pecho
encegueciendo de vida a la muerte



CUESTIÓN

El asunto es como lograr
seguir siendo
en medio del atroz desamparo del espanto


MONTAND

Cuando me los cruzo en la calle

me acuerdo de Ives Montand en La Confesión

Y siento pena
por él

por Montand



PARA COLMO

Uno cree que después de eso
al menos ya no habrán mas dolores
tan dolorosos
en la vida


LA REVANCHA

No olvidarla
No olvidarlos
No olvidarnos

Seguir trepando la vida
Cabalgarla
Revolcarnos en ella

Hasta dejarla exhausta
De tanto vivirla

Miguel Angel de Boer
Comodoro Rivadavia, Chubut
Argentina

5 comentarios:

perorata dijo...

ay miguel...cómo hace hablar esa historia...cómo la sacude, cómo no la deja en paz, cómo la despierta todos los días, y la levanta, y la peina, y la saca a la luz, a la vida, y le recuerda que no llegue tarde, que la estamos esperando, que la estamos haciendo,y que ella nos hace, y tiene que seguir haciendonos porque estamos deshechos sin ella...
que bien, que bien que no la deje en paz, hombre.
cómo lo felicito y lo abrazo por semejante hombría.
Claudia Huergo

perorata dijo...

ay miguel...cómo hace hablar esa historia...cómo la sacude, cómo no la deja en paz, cómo la despierta todos los días, y la levanta, y la peina, y la saca a la luz, a la vida, y le recuerda que no llegue tarde, que la estamos esperando, que la estamos haciendo,y que ella nos hace, y tiene que seguir haciendonos porque estamos deshechos sin ella...
que bien, que bien que no la deje en paz, hombre.
cómo lo felicito y lo abrazo por semejante hombría.
Claudia Huergo

Anónimo dijo...

Miguel y su palabra tan presente, tan clara. Bellísimo en este dolor. Un abrazo. Mercedes Sáenz

Avesdelcielo dijo...

Breves, contundentes,filosos poemas. Felicitaciones.
MARITA RAGOZZA

victoria romero silva dijo...

Miguel siempre, con los cardos asomándose entre su piel
de hieles que manan
de sus memorias vivientes.
Cicatrices eternas
cual medallas de guerra
sublimadas en papel
de aquel color verde.

Recuerdos de un baile.
Victoria desde México.

Marzo 26, 2009.